Sígueme...

siguenos en Twitter Sígueme en Pinterest sígueme en Tumblr Canal de youtube siguenos en facebook Google+ sígueme en Instagram Rss feed

martes, 25 de agosto de 2015

Preguntas fáciles y difíciles sobre la Multiplicación ABN.

Como constató la catedrática de Psicología de la Universidad de Oxford, Terezinha Nunes, las preguntas posteriores que se le hacen a los alumnos sobre los entresijos del algoritmo que han terminado de realizar, son una de las piezas claves para que el profesor determine si el conocimiento del alumno es meramente procedimental o, por el contrario, conceptual. Sólo en el segundo caso tendremos garantía de que el alumno sabe trasladar lo que hace a la resolución de problemas. 
Las preguntas pueden ser muchas, pero se pueden catalogar en función de la dificultad que planteen. Así, las hay más fáciles y las hay más difíciles.

Tras la realización de una multiplicación, las preguntas que se pueden hacer sobre la misma también se pueden catalogar de fáciles, difíciles o muy difíciles.

Traemos aquí un ejemplo de lo que se quiere decir (incluimos las respuestas):


Multiplicación ABN, un dígito en el multiplicador.

   
PREGUNTAS FÁCILES:

  • ¿Cuántos se necesitarían si sólo se repartiera 6000? (y así todos los multiplicandos parciales).
  • ¿Cuántas se necesitarían si sólo se repartieran 6.800? (47.600).
  • ¿Cuántas se necesitarían si se repartieran 6.830? (47.810).



PREGUNTAS DIFÍCILES:

  • ¿Cuántas se necesitarían si se repartiera 6.030? (42.210).
  • ¿Y si fueran 6.004? (42.028).
  • ¿Y si fueran 830? (5.810).
  • ¿Y si fueran 834? (5.838).



PREGUNTAS MUY DIFÍCILES:

  • ¿Cuántas se necesitarían si en lugar de repartir a 7 se repartieran sólo a 6? (41.004).
  • ¿Cuántas se necesitarían si en lugar de repartir a 7 se repartieran a 8? (54.672).